Las bibliotecas ante el libro electrónico

fot_3019_gr

La directora de la Biblioteca Nacional de España, Ana Santos, ha expuesto su visión de la necesidad de replantear el papel de las bibliotecas respecto al libro electrónico en el informe Omniprom 2013 sobre el libro en México, que esta semana se ha presentado en la Feria del Libro de Guadalajara (México). El artículo con el que la directora participa en el informe lleva por título “La lectura: mucho más que un negocio”.

Las bibliotecas como escaparates perfectos para el libro electrónico, los nuevos modelos de negocio de estas instituciones y la necesidad de entender la lectura como mucho más que un negocio son tres de las ideas clave que Ana Santos expone en su artículo.

El Informe Omniprom está considerado el estudio más completo sobre el presente y el futuro de la industria editorial, un informe elaborado por quince especialistas sobre los nuevos dilemas que plantea la evolución del mundo del libro, las posibles respuestas y, sobre todo, la construcción conjunta de su futuro.

“Resulta indiscutible que el libro electrónico ha convulsionado los pilares de la cadena del libro”, señala Ana Santos. “Y en este entorno de incertidumbre resulta imprescindible abrir espacios comunes de reflexión, que ayuden a todos a iniciar un camino común que contribuya al mantenimiento de la cadena del libro, que permita a las bibliotecas cumplir con la misión de conservar y transmitir la información, y realizar una de sus tareas esenciales: facilitar el acceso a la lectura”.

La directora de la Biblioteca Nacional de España hace un análisis sobre los usuarios de las bibliotecas hoy, donde se aprecia un descenso del servicio de préstamo y una demanda cada vez mayor de libros electrónicos.

Asimismo, incide en la preocupación del sector bibliotecario por las condiciones de adquisición impuestas por los editores, y “la gran inquietud que produce el modelo más generalizado de pago por licencias, a precios muy elevados”.

Los modelos de negocio para las bibliotecas arrastran serias dificultades que derivan “por parte de los bibliotecarios, del intento por trasladar el modelo de formación de colecciones y circulación de libros en papel a los libros electrónicos, y por parte de los editores, del miedo a perder un negocio que hasta ese momento estaba asegurado por unidades físicas”.

Resulta imprescindible (asegura Ana Santos) un esfuerzo de reflexión conjunta en beneficio de todos. Reflexión que debe pasar por el convencimiento mutuo de que ambos, editores y bibliotecarios, deben formar una unidad a favor de la promoción del libro y el fomento de la lectura.

La directora de la BNE plantea “el acceso legal al libro electrónico a un precio justo o a través del préstamo realizado en una biblioteca. Contribuir a la protección de los derechos de propiedad intelectual a través de campañas pedagógicas y realizar actividades formativas que proporcionen un mayor conocimiento”.

Añade que “las bibliotecas pueden ser escaparates perfectos para el libro electrónico, espacios donde difundir y experimentar nuevos usos, desde donde se pueden favorecer las ventas, donde se pueden realizar campañas de concienciación de lo que supone vulnerar los derechos de propiedad intelectual”.

Y concluye Santos Aramburo: “resulta imprescindible un nuevo planteamiento, basado en acuerdos, que proporcionen a las bibliotecas otra forma de adquirir libros electrónicos desde el convencimiento compartido de que la lectura es mucho más que un negocio”.

Fuente: Estandarte.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s