¿Qué traerá 2014 a la industria editorial?

ebooktendencias2014

 

A partir de la recopilación de opiniones de reconocidos expertos de la industria del libro, la empresa Digital Book Word (DBW) ha elaborado un listado sobre las principales transformaciones que vivirá el sector a lo largo de este año.

En busca de un nuevo (y rentable) modelo de negocio, el sector del libro está viviendo grandes cambios que están afectando íntegramente a todo su engranaje. Desde la distribución, a la creación, difusión e incluso la comercialización, la industria está aprendiendo nuevas pautas de funcionamiento para adaptarse a las reglas que impone el mundo digital. Ante este nuevo paradigma, Digital Book Word ha realizado, teniendo en cuenta la opinión de diversos profesionales del ámbito editorial, un listado sobre los cambios que con toda probabilidad se avecinan.

  1. Barnes & Noble cerrará o venderá Nook tras ser incapaz de obtener la rentabilidad. Pese a las inversiones realizadas por Microsoft y Pearson en 2012, la falta de rentabilidad de la división digital del grupo se ha visto acrecentada en los últimos meses. En el último trimestre de 2013, las pérdidas de Nook fueron de 55 millones de dólares. Por lo que la intención de vender, de la que se comenzó a hablar el pasado año o, incluso, la opción de cerrar parecen ser las únicas opciones posibles.
  2. Amazon abrirá tiendas físicas. Tras los pequeños guiños (la apertura de una tienda temporal en un centro comercial de San Francisco o el alquiler de locales para que los clientes  retiraren artículos) que la empresa ha hecho para tener de presencia real, no sólo virtual, parece que 2014 podría ser el año escogido por Jeff Bezos para poner en marcha una red de tiendas físicas, una idea que lleva tanteando desde hace tiempo. Estos espacios funcionarían tanto como sala de exposición de productos para añadir una experiencia de compra añadida a la online, como de punto de recogida.
  3. Las editoriales apostarán por los modelos verticales de negocio y por buscar la rentabilidad en la especialización, para lo que venderán y adquirirán activos. F +W Media es un ejemplo de ello. La empresa opera en una veintena de áreas de interés, publicando libros digitales e impresos sobre temas como el diseño o la carpintería, y  se encarga de promoverlos con acciones de marketing dirigidas y específicas para cada comunidad.
  4. Los libros ilustrados irán a la caza de clientes potenciales. En su transformación digital estas publicaciones se enfrentan a la necesidad de innovar gracias a las nuevas tecnologías para ser atractivas para un público que se ha traslado de escenario y que encuentra de forma gratuita, o muy barata, en Internet o a través de aplicaciones, los contenidos que tradicionalmente ofrecían estos libros. Como dato positivo destaca el descenso de costes de producción de este tipo de libros.
  5. Los editores buscarán nuevas vías de financiación. En esta línea, Richard Nash señalaba que “los editores no van a poder subsistir o confiar en un interminable flujo de descargas digitales baratas para reemplazar los ingresos perdidos por las ventas en papel” y más teniendo en cuenta el estancamiento sufrido por los ingresos de las ventas de ebooks. Así, las conferencias y la educación se convertirán en dos de los nuevos caminos de financiación.
  6. Aumentarán los modelos de suscripción de libros digitales orientados principalmente a un público de masas. Para ello los editores establecerán acuerdos con Oyster, Scribd y otros servicios similares con el fin de alcanzar un éxito en el ámbito del ebook similar al logrado por Netflix o un Spotify.
  7. Se crearán libros digitales orientados a los intereses de los clientes, así como revistas y sitios webs destinados a impulsarlos. Estos portales servirán a las editoriales para persuadir e interesar a los lectores en la compra de sus ebooks.
  8. Las decisiones se tomarán en basa al análisis de datos y no en base a criterios aleatorios. El panorama actual ofrece a los editores acceso a todo tipo de datos (ventas de libros, cómo los lectores leen libros, cómo son los propios lectores, etc.). Por ello, algunos grupos ya están incluyendo departamentos de datos capaces de recopilar y analizarlos con el fin de actuar en base a la información que ofrecen.
  9. Se seguirá experimentando con los precios y de dará una tendencia a la baja, entre otras razones por los efectos de los minoristas que seguirán compitiendo por posicionarse entre los consumidores y por conseguir que descubran algo nuevo alentándoles con precios muy económicos.
  10. Las grandes compañías venderán su catálogo íntegro de ebooks a las bibliotecas. Según Alan S. Inouye, director de la Oficina de Política de Informática de la Asociación Americana de Bibliotecas, en 2013 se potenció esta tendencia de venta, en mayor o menor medida, a las bibliotecas y “las principales editoriales han visto que tener las novedades a disposición de las bibliotecas no perjudica las ventas”.

Fuente: media-tics.com

Anuncios

Kobo, una alternativa a Amazon para los usuarios de Latinoamérica

Amazon es un servicio excelente que nos permite comprar ebooks para nuestro Kindle, o para otros lectores electrónicos (aunque para Kindle es la mejor opción). Tiene un catálogo impresionante que, para lectores ávidos de otros países, simboliza la posibilidad de tener acceso a libros que aún no han sido editados en nuestros países. Pero he aquí el problema: una parte del catálogo de Amazon no está disponible para usuarios en el Caribe y América Latina. Y si realmente teníamos ganas de leer este ebooks, pues tendremos que usar una alternativa.

Una de las mejores alternativas del mercado es Kobo, una aplicación y tienda online de libros que nos ofrece ebooks en formato ePUB y cuya ventaja reside, pura y simplemente, en que podemos descargar y comprar los libros que en Amazon no están disponibles. Si bien es cierto que el catálogo de Kobo no es tan grande como el de Amazon, nos permite hacer un bypass de estas restricciones geográficas. Pero no por este beneficio significa que tenemos que dejar de lado las ventajas de Amazon: Kobo sigue teniendo aplicaciones móviles excelentes, aplicaciones para Mac y Windows, y la posibilidad de descargar los ePUBs directamente.

Esta es una de las cosas que más me ha sorprendido de Kobo: el hecho de tener que descargar los libros en ePUB, un formato que no es compatible con el Kindle, me hizo posponer la prueba durante un buen tiempo, pero la atracción de los libros prohibidos por Amazon fue demasiado fuerte. La grata sorpresa vino en forma de las aplicaciones de Kobo. Aunque podía fácilmente usar Calibre para convertir los ePUBs en el formato que más me gustara, la aplicación gratuita me permite leer desde Windows, Mac, iPad o Android, con una interfaz excelente.

Ventajas de Kobo

Como dijimos, Kobo tiene una serie de ventajas importantes, sobre todo para los usuarios latinoamericanos. Quienes tenemos que lidiar con contenidos bloqueados siempre tenemos que estar buscando alternativas que muchas veces no son tan buenas como la opción original. Afortunadamente con Kobo no tenemos nada de lo que quejarnos.

  • Acceso internacional: si bien insistimos con que es una de las mejores, si no la mejor, opción dentro del mercado, Amazon carece de proyección internacional. Hay más para tener en cuenta sobre su ausencia o ausencia de sus productos en determinados países, pero a nosotros como usuarios nos interesa que no está. Por eso, Kobo es más amigable para los usuarios internacionales. Podemos usar varias formas de pago, y es muy simple comprar, tan simple como en Amazon. Usualmente, los libros que encontramos en Amazon están disponibles en Kobo cuando no podemos comprarlos.
  • Variedad de formatos: aunque nos permite descargar el ePUB para nuestro lector, también se puede armar un archivo HTML a través de la tabla de contenidos (o, si no tenemos ganas, podemos leer los capítulos por separado en diferentes archivos HTML). Si tenemos un dispositivo Android o iOS, podemos leer los libros directamente desde las aplicaciones. Lo que nos lleva al próximo punto.
  • Excelentes apps: de todos los lectores de ebooks que he probado para Android e iOS, Kobo es uno de los mejores. No solamente porque podemos leer los libros que nos descargamos, sino porque además nos ofrece un enorme catálogo de clásicos para descargar de forma gratuita, y cuenta con funcionalidades para compartir lo que estamos leyendo en redes sociales. Además, de la misma forma que Foursquare, tiene badges con las cuales podemos anunciar que hemos estado más de dos horas leyendo, cuando hemos empezado un nuevo libro, y más. El centro de notificaciones es muy bueno, la interfaz es muy simple de usar, y las animaciones de paso de página también son excelentes, aún mejores que las del Cloud Reader de Amazon. Le haría falta una buena lista de recomendaciones cuando terminamos de leer un libro para ser verdaderamente perfecta.

Desventajas de Kobo

Con las cosas buenas que tiene Kobo, también nos topamos con cosas malas. No son demasiadas, y se pueden resolver con un poco de trabajo extra, o usando las aplicaciones –en serio, son tan buenas que no se puede parar de recomendarlas-. Sin embargo, puede ser algo engorroso si estamos acostumbrados a las facilidades que tenemos en Amazon.

  • Incompatibilidad con Kindle: para poder leer un ebook con formato ePUB tenemos que usar un conversor de archivos –ya les hemos hablado de Calibre varias veces- pero esto no quiere decir que la conversión sea completamente exitosa. Pueden faltar caracteres, y más. La verdad es que a Kobo le falta variedad de formatos; por ejemplo, podría ofrecer descargas no solamente en ePUB sino también en PDF, que es más simple de convertir. Quizás es una forma de hacernos usar su aplicación, que es más que compatible, pero sin embargo si queremos tener nuestros ebooks almacenado tener diferentes formatos puede ser complicado.
  • Formato de pago: aunque tenemos varias opciones de pago, cuando intentamos hacer compras desde la app móvil de Kobo vamos a ser redirigidos a una ventana del navegador para poder hacerlo, en lugar de poder comprar directamente como podemos hacerlo desde un Kindle o desde las aplicaciones de Amazon. Es un detalle menor, pero podría ser trabajado por los de Kobo. Igualmente, comprando desde la web no tenemos problemas.
  • Catálogo: una de las grandes debilidades de Kobo es su catálogo. Sigue siendo enorme –un millón de libros gratuitos no es nada despreciable- pero desde el punto de vista comercial el catálogo de Amazon es mucho más grande y cuenta con más títulos que de otra forma no se pueden conseguir para los latinoamericanos.

Conclusiones

Más allá de las desventajas que acabamos de enumerar, Kobo sigue siendo una excelente opción para usar de alternativa a Amazon. Que elogiemos a Kobo no quiere decir que Amazon no siga teniendo una tienda superior, con más variedad, pero lamentablemente para los usuarios que no tenemos la posibilidad de comprar cualquier título que nos guste –de forma legal- tenemos que buscar otras opciones. Y considerando el resto de estas opciones, Kobo es excelente.

Si con el correr del tiempo logran resolver estos mínimos problemas, al tener una proyección internacional más fuerte tendrán definitivamente una ventaja sobre Amazon. Con un catálogo más grande, y el soporte de otros formatos, podrán realmente hacer temblar a uno de los gigantes de internet. Pero, para esto, falta tiempo y decisiones.

 

Fuente: bitelia.com

Amazon dice que “los libros electrónicos no son libros sino servicios”

 

amazon_628x250

El crecimiento de Amazon España, que inauguró operaciones en Madrid hace apenas un año y medio, no tiene precedentes en Europa. Cuenta con 600 trabajadores y 32 millones de productos físicos en su almacén de 32.000 metros cuadrados. La facturación es, sin duda, millonaria. En su día de mayor actividad, el 26 de diciembre de 2012, la compañía envió 43.000 productos por hora. Y espera registrar este año un crecimiento exponencial. El centro logístico de San Fernando de Henares (Madrid) no descansa las 24 horas. Pero todo el despliegue de buenos resultados prácticamente no se traduce en impuestos en España.

El director de la filial española reconoce que Amazon tributa poco en el país. “Declaramos en España el IVA de los libros físicos, pero el de los digitales lo pagamos en Luxemburgo. No consideramos que los libros electrónicos sean libros sino servicios”, explica el director de Amazon.es, François Nuyts, a Economía Digital. 

Del 21% al 3%

El libro electrónico tributa en España al 21%, a diferencia de Luxemburgosi,  (sede europea de Amazon) donde se ubica en el 3%. Al ser considerado un servicio, el libro electrónico paga impuestos en el país donde se emite. Amazon ha decidido que sus descargas en Europa se generen, precisamente, en Luxemburgo. Hasta ahora, la multinacional ha querido mantener en secreto su facturación en España.

La multinacional ha ejecutado una inversión millonaria en Madrid con una velocidad comparable a la de los trabajadores de sus centros logísticos que sólo disponen de dos segundos para detectar si un producto tiene algún defecto. La rapidez está presente en todos los procesos. Un programa informático decide, en un segundo, qué empresa de envíos llevará el paquete más rápido y a menor coste: Seur, Correos, UBS o MRW.

“No ganamos tanto dinero”

Toda esta inversión tecnológica y de infraestructura, que la compañía tampoco quiere cuantificar, le ha permitido, hasta ahora, no registrar beneficios. “No ganamos tanto dinero porque invertimos mucho en el centro logístico”, explica el director de Amazon.es. El año pasado la empresa declaró unas pérdidas de 54.000 euros por sus operaciones en España.

Pero el idilio fiscal de Amazon.es tiene sus días contados. La situación impositiva cambiará para todas las empresas que se han instalado en Luxemburgo y Francia aprovechando las ventajas que ofrecen ambos territorios a los libros electrónicos. A partir de 2015, por orden de la Unión Europea, deberán facturarlos en el país del comprador y con el impuesto que corresponda.

Fuente: Economiadigital.es

El juez da la razón a Google Books

Google-book-store-logo

 

Más de ocho años después de que el Gremio de Autores estadounidense emprendiese un litigio en su contra por violación de copyright, Google ha conseguido convencer a Denny Chin, un juez de Nueva York, de que el uso que su plataforma Google Books realiza de los libros que comparte es lícito y, además, beneficia a la sociedad.

En concreto, el tribunal de distrito estadounidense ha dictaminado que la reproducción que Google realiza de dichas obras es legítima, porque transforma el texto impreso en contenidos que pueden ser buscados y explorados digitalmente a través de palabras clave.

La decisión del juez también defiende que Google impide que sus usuarios copien libros de los que nos poseen los derechos mediante un mecanismo que solo reproduce extractos, haciendo que, al menos, una de cada diez páginas de cada obra no esté digitalizada.

Un litigio que nunca terminaba de resolverse

Aunque Google alcanzó en 2012 un acuerdo con los editores norteamericanos mediante el cual obtenía el consentimiento de éstos para digitalizar todo excepto aquellas obras que las editoriales le negaran expresamente, nunca llegó a pactar con los autores de los libros. Tras firmar un acuerdo con ellos en 2009, después de que se presentaran muchas objeciones particulares al mismo, éstos decidieron revisarlo, y el proceso se ha alargado hasta hoy.

Google siempre se ha defendido alegando que digitalizar extractos de más de veinte millones de libros y ponerlos a disposición de su motor de búsqueda sí constituye un uso lícito de la propiedad intelectual, puesto que la acción beneficia a la sociedad y a los autores y, además, no daña a estos últimos en modo alguno.

En los argumentos para su defensa, Google se ha acogido al uso de la propiedad intelectual, contemplado por la ley norteamericana, que supone crítica, comentario, información, enseñanza y/o investigación a partir del texto reproducido. La compañía alega también que el uso que hace del copyright es transformativo, puesto que la búsqueda online del contenido de los libros transforma estas obras al darles un nuevo propósito. Los autores demandantes, en cambio, no creen que Google aporte ningún nuevo valor o significado a sus creaciones.

Sin embargo, el juez ha decidido dar la razón a Google, señalando que el uso que el gigante de Internet realiza de los libros en su plataforma Google Books mantiene una consideración respetuosa hacia los derechos de autor, sin producir impacto negativo alguno en sus creadores y titulares.

La compañía se ha congratulado de la decisión judicial en un comunicado, recogido por AllThingsD, en el que se ha declarado totalmente “encantada” con el dictamen. “Google Books cumple con las normas de copyright y funciona como el catálogo de una biblioteca digital que da a los usuarios aquellos libros que desean comprar o tomar prestados”.

Fuente: Ticbeat.com

Las editoriales en España y su amor-odio por el libro electrónico

libroelec

Parecía la gran revolución del sector editorial. El libro electrónico proponía un formato complementario al libro tradicional, pero adaptado a los nuevos tiempos. Y sin embargo, no cuaja. ¿Por qué?

 Eso es lo que hemos tratado de dilucidar en un debate con cuatro profesionales del sector que nos han aportado sus reflexiones sobre la situación actual, los modelos de negocio que comienzan a surgir y las claves que pueden impulsar de manera definitiva el sector del libro electrónico. Si es que alguna vez lo consigue.

A la hora de tratar de comprender el fenómeno del libro electrónico nos pusimos en contacto con varios profesionales del sector, los cuales aportaron distintas perspectivas para un tema que les compete en todos los sentidos.

Uno de nuestros protagonistas es Jaume Balmes (@jaumebalmes), creador de la empresa El Taller Editorial, que según su propia definición tiene como objetivo “recuperar la excelencia de los procesos editoriales y aplicarlos en la edición actual, incluyendo, por supuesto, la edición digital“. Este experto no tenía una visión optimista del mercado:

En España el libro electrónico es algo que no existe. Me explico: lo que se vende es algo parecido a imprimir un Word en una fotocopiadora, graparlo y mandarlo a la librería. Eso no es un libro, no es un libro electrónico, es un ePub que contiene el mismo texto (se supone, aunque no siempre eso se comprueba) que un libro impreso, pero dista mucho de ser un libro electrónico. Hablando de ventas de esos archivos, estas son paupérrimas, pero no debemos equivocarnos, las de libro impreso también lo son, en este país se lee muy poco.

Para Balmes, la definición de libro electrónico era más compleja que la que muchos actores del sector manejan, y según él, “este libro debe ser accesible e indexable, y para esto el marcado semántico de su contenido es imprescindible“. De hecho, hacía una comparación interesante con el mundo de la música:

No deberíamos comparar el libro impreso con el CD, si no con la actuación en directo de ese mismo grupo. Las canciones son las mismas que en el CD o en mp3, pero ni su preparación, ni el formato de «disfrute» tienen nada que ver con el concierto. Esa es la analogía más rigurosa, el libro impreso lo podemos comparar con el concierto, y el digital con el mp3, CD u otro formato que necesite de otra tecnología para acceder a su contenido.

Continuar leyendo

¿Un spotify para libros?

libro-electronico-d

Se habla de libros electrónicos. En los corrillos dedicados a la información tecnológica se preguntan cual será el futuro de estos dispositivos.

Con la fuerte entrada del mundo editorial en el sector informático son muchos los que se preguntan cual será el devenir del e-book o libro electrónico. Algunos apuestan por el modelo de éxito de libros y películas: la suscripción.

En itespresso.es, comentan que los ejemplos musicales y audiovisuales más conocidos son Spotify, Grooveshark, Rdio, Pandora. Netflix, Filmin, cuya idea es que por una módica tarifa mensual se puede acceder a un catálogo de música, cine o series de la plataforma. La pregunta es si el modelo podría usarse para libros.

Muchos han probado con este modelo, como por ejemplo Nubico y 24symbols en España o, fuera, Oyster o Scribd, sin olvidar a Amazon, que sigue teniendo el monopolio en cuanto a libros se refiere. Aunque de un modo diferente.

Mientras los servicios de suscripción como 24symbols o Scribd ofrecen acceso a todos los ebooks que el usuario quiera, con Amazon se limita a un número determinado cada mes, y no vienen unidos a otros servicios. Aunque el nuevo servicio Prime de la creadora del e-reader Kindle parece dispuesta a competir con las otras dos plataformas.

Fuente: El Boletín

Mercado mundial del libro electrónico para 2013 y previsiones de futuro

10704849925_93a5b3c495_n

Rüdiger, W., C. Carrenho, et al. (2013). [e-Book]  Global eBook: Current Conditions & Future Projections. London, O’Reillym, 2013

Descargar informe 

El informe Global eBook utiliza datos reales, no pronósticos para trazar el curso de la evolución del mercado del libro electrónico , para ello utiliza una amplia variedad de fuentes, que son respaldadas por entrevistas a expertos y un equipo internacional de autores. El informe Global eBook se publicó por primera vez en el otoño de 2011, y se actualiza cada año y medio. Desde el otoño de 2013, el informe es publicado por Rüdiger Wischenbart.

Este informe ofrece una visión general de los mercados emergentes de libros electrónicos a nivel internacional, con un conjunto único de datos de una amplia variedad recogidos de las mejores fuentes de información disponibles, en el mismo se hace un análisis exhaustivo y un resumen de los acontecimientos mundiales clave y un amplio conjunto de referencias detalladas a los actores globales y locales , un recurso imprescindible para cualquier persona interesada en la globalización de la edición digital (libro),  la producción y difusión de contenido. El informe expone la situación en los mercados de Estados Unidos y Reino Unido , así como una visión de los mercados del libro electrónico en Europa , Brasil , China , India , Rusia y en el mundo árabe. Los capítulos temáticos se centran en los debates políticos y críticos de las fuerzas principales que planean sobre todo los mercados del libro electrónico y las estrategias de fijación de precios en todos los mercados, la autopublicación , la regulación , la piratería y las actividades en expansión de los principales actores mundiales, como Amazon, Apple, Barnes & Noble, Google, y Kobo.

Las estadísticas fundamentales de los mercados más maduros del libro electrónicos como son EE.UU, y Reino Unido sirven como puntos de referencia para disponer de datos referencia útiles para la evaluación del resto de mercados. Los resultados nos permiten evaluar, por un lado, cómo los principales motores del cambio digital en la industria editorial tienen un impacto los mercados internacionales de manera similar sobre la lectura, las plataformas e infraestructuras de distribución respecto a como gestionan sus mercados los editores del resto de países. Sin menoscabo de que una amplia gama de factores locales, como pueden ser el tamaño del mercado, regímenes de precios únicos y las diferentes opciones culturales, muestran que cada mercado presenta a su vez rasgos definitorios únicos.

Fuente: Universo Abierto