Guadalajara 2013 II: El mayor valor de un libro no está en lo que es físicamente

1386453515_553083_1386454345_noticia_normal

Libros. Montañas de libros. Estantes repletos de libros. Pequeños, grandes, delgados, de bolsillo, de pasta dura, de colección. La Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la más grande en castellano, debe de albergar cientos de miles, quizá hasta millones de ellos. Pero es un hecho que desde hace por lo menos 10 años, el libro (y la industria impresa en general) se ha enfrentado a una seria crisis de identidad: ¿Hay futuro para el papel? ¿Estamos destinados a leer en tabletas? ¿Cómo serán las ferias del libro del futuro? ¿Existirán las ferias en sí?

La edición de este año de la Feria del Libro, que concluye este domingo, ha incluido por primera vez un pabellón dedicado al libro electrónico. Algunos de los expositores ofrecen títulos hasta un 70% por debajo de su valor en papel. Pero, contrario a la creencia, un libro electrónico no “debe” forzosamente ser más barato que su equivalente en papel. Al menos así opina Ian McCullough, experto en consumo de medios electrónicos. “El coste es irrelevante. El mayor valor de un libro no está en lo que es físicamente, sino en el contenido: el trabajo de editores, escritores, promotores, etcétera”.

Además, la capacidad de la plataforma convierte al libro en un objeto con muchas mayores posibilidades. Robot Media es una editorial con sede en Barcelona que produce libros electrónicos infantiles. Su director, Hermes Piqué, opina que el ebook está en fase experimentación, en especial en su campo. “Todavia seguimos pasando página en muchos dispositivos, cuando el concepto de página no hace más que restringir el lienzo infinito que ofrece el digital. Además, hablar del libro digital es también restrictivo. La palabra describe al continente y no al contenido. Nuestros “libros” tienen animación, ¿son películas?; narración, ¿es audio?; interactividad, ¿son juegos?, y por supuesto: texto. Es muy divertido cuando los abogados intentan describir el libro digital en un contrato editorial”.

El lector cambia, pero no dejará de existir. Brian Wong, el joven fundador de la plataforma Kiip -que utiliza un sistema de recompensas a través de juegos electrónicos para usos comerciales-, opina que el libro y la industria del papel en general seguirán existiendo pese a los cambios. “La necesidad de informarse no desaparecerá de la noche a la mañana. Los contenidos se especializan, eso sí. La gente es mucho más específica para el consumo editorial. Pero el interés no se va a extinguir”. 

Continuar leyendo

Anuncios

Guadalajara 2013 II: Sobre el Foro de Libro Electrónico en la FIL Guadalajara

tumblr_mx9b6buMgu1rn6ejdo1_1280-300x300

Del 30 de noviembre al 8 de diciembre se estuvo llevando a cabo la FIL Guadalajara (Feria Internacional del Libro) que, como todos los años, reúne a la “crema y nata” del universo del libro: editores, escritores, lectores, promotores de lectura, bibliotecarios, cuentistas, ilustradores, traductores y demás profesionales relacionados con el libro y la lectura se dan cita no sólo para presentar su propuesta y novedades editoriales, sino también para hacer negocios enfocados con el libro y también para realizar distintos foros de la lectura, de los lectores, del libro, de bibliotecarios, traductores, de promotores de lectura y discutir sobre sus implicaciones sociales, políticas y de desarrollo humano; todo lo anterior le ha valido convertirse en tan sólo 27 años en la Feria del Libro más importante de habla hispana y la segunda a nivel internacional, sólo superada por la Feria del Libro de Frankfurt, en Alemania.

La gran novedad de esta edición es que por primera vez en 27 años se abrió un espacio para el libro electrónico donde un total de 20 proveedores de estos materiales expusieron su oferta y también un foro de discusión y análisis en el que se ofrecieron charlas sobre distintos aspectos del libro electrónico, como los retos, oportunidades, derechos de autor, autoedición, modelos distribución, etc.; en este foro se ofrecieron también algunos talleres de creación literaria en formato electrónico, promoción de la lectura utilizando estos formatos, el mercado global, digital, etc.

Entre los expositores se encontraron:

El Libro total: la biblioteca de América que además de ofrecer gratuitamente libros electrónicos de dominio público, presenta también una red social donde los usuarios pueden compartir citas, comparar distintas ediciones de un mismo título, calificar y comentar los libros.
Digitalia: es un distribuidor que trabaja con bibliotecas, presentó su oferta de contenidos en español para bibliotecas universitarias y públicas.
Casa del libro, librería española que a pesar de las limitantes geográficas, durante años han distribuido sus materiales en América Latina y que recién entró al mercado mexicano y latinoamericano con precios locales.
Hipertexto: empresa colombiana que ofrece asesoría y soluciones de edición digital, distribución, desarrollo web y lectura en la nube.
Editorial Ink, de las primeras editoriales mexicanas en ofrecer libros interactivos tanto de autores conocidos como independientes.
Fondo de Cultura Electrónica que presentó su catálogo editorial de libros electrónicos, así como sus tres primeros libros en aplicación para dispositivos iOS y Android.
iShop con la charla Mi mundo y mi gente presentó su oferta de aplicaciones educativas y sus laboratorios escolares digitales.
EducaTablet, empresa colombiana que también presentó su oferta educativa con una aplicación de lectura para textos escolares.
A pesar de que el espacio destinado al libro electrónico no fue suficiente, como tampoco lo fue el espacio y tiempo destinados al foro, talleres y las charlas, es importante destacar que por fin se comienza a poner atención en el tema y, a diferencia de la Feria pasada, ya podemos hablar de una mayor oferta de contenidos en nuestro idioma, lo cual hace patente que el interés está creciendo y que, aun cuando estemos viviendo en la prehistoria del libro electrónico (definitivamente en 10 o 20 el libro electrónico será muy distinto del actual), es ahora cuando comenzamos a vislumbrar una propuesta en este sentido, propuesta en la que todos los involucrados en la cadena del libro electrónico debemos entender que no se puede ni se debe ver de la misma manera que como se hace con un libro impreso: cambian modelos de distribución, de creación, de edición, de promoción, etc.

Fuente: LeerenPantalla.com

Guadalajara 2013 I: Enfrenta sector editorial retos por el cambio tecnológico

kno-2

 

En el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL), de Guadalajara, el vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Aldo Falabella, indicó hoy que este sector enfrenta nuevos retos ante el cambio tecnológico.

Durante el Foro Internacional de Editores y Profesionales del Libro, sostuvo: “Hoy en día, estamos ante un gran cambio tecnológico, ya que la Internet y los dispositivos móviles nos integran al mundo digital, lo cual exigirá en nosotros nuevas formas de hacer negocio, y existen muchas dudas ante ese futuro”.

Subrayó que la incertidumbre es “si seguirá el libro como un bien cultural o solo una industria de servicio; seremos capaces con las nuevas tecnologías de generar nuevos y más lectores, o simplemente vamos a sustituir la cultura impresa por nuevos soportes”.

Comentó, además, que otras interrogantes son: “Seremos capaces de disminuir la brecha digital que existe entre los países para lograr un acceso para todos, y si la estructura productiva de los libros existirá todavía o lo digital va a borrar a muchos de los que estamos aquí”.

El mundo digital, puntualizó, es una realidad y los profesionales de la edición “tienen que colaborar en este proceso y adaptarse a esos cambios”.

Por otro lado, manifestó que la Caniem cumplirá 50 años de existencia en 2014, “medio siglo de encabezar a los editores de México, tanto de libros como de publicaciones periódicas”.

Expresó que esta Cámara se ha convertido con el paso del tiempo “en un eslabón confiable que negocia, media y propone políticas culturales y públicas para el fortalecimiento de la industria, y también uno para ampliar las posibilidades empresariales de todos sus agremiados”.

“Hemos procurado en materia fiscal y legislativa siempre tener reglas claras, a fin de proteger e incentivar la industria, y pugnamos por una legislación mucho más favorable para los editores”, afirmó.

Resaltó que se trabaja para evitar la “piratería” que afecta gravemente, así como las descargas ilegales de contenidos protegidos por el derecho de autor, “ya que queremos competir de la manera más justa, con las herramientas que protejen nuestros derechos y con reglas comerciales claras y justas”.

Fuente: Cronica.com.mx