Nuevas oportunidades I: Reinventarse, Renovarse y Redefinirse

ebooks

Con las nuevas tecnologías el sector editorial  está replanteándose y adaptándose. Hoy la industria de contenidos tiene la posibilidad de aplicar lo que podríamos llamar las 3R: Reinventarse, Renovarse y Redefinirse, en su esquema de negocio. Quienes estén consciente de estás oportunidades y las aprovechen oportunamente caminarán adelante y se llevarán la mejor parte del mercado. En este primer acercamiento a las 3R vamos a plantear algunas alternativas: 

Reinventarse: gracias a la tecnología podemos generar nuevos productos con los contenidos que ya tengamos en el fondo editorial. Reutilizar contenido para crear nuevos productos y con ello nuevos ingresos para nuestra organización es una de las tendencias más utilizadas por las editoriales.  Enriquecer el contenido para hacerlo más atractivo: la impresión bajo demanda ofrece la posibilidad de bajar los costos y liberar una importante cantidad de recursos que luego pueden ser empleados en la generación de más contenido adaptado a las nuevas tecnologías.  Es necesario entender la importancia de beneficiarse del soporte audiovisual que ofrecen los dispositivos de lectura actuales, e ir mas allá de la subutilización que se genera al no adecuar los contenidos a las capacidades de los equipos. Las ediciones ya no se forman únicamente por texto e imágenes fijas, ahora podemos añadir vídeos interactivos, audio, links entre otros recursos, con los que podemos lograr un nuevo nivel de interactividad y acercamiento con el usuario.

Renovarse: incorporar las nuevas tecnologías a la organización permite mejorar y optimizar  la gestión de procesos. Acceder a un gestor de contenidos, permite a la organización tener un mayor control de todos los procesos y actores del sector editorial, permitiendo un flujo de trabajo más controlado. Explorar nuevas formas de negocio: es conveniente y necesario ampliar el campo de acción de las industrias de contenido, ya no solo podemos comercializar un libro como objeto único sino también una imagen, una tabla, un capitulo. Hay que ser creativos, estar presente y apostar por los contenidos.

Redefinirse: la tecnología permite abrirnos a nuevos mercados y nuevas formas de negocios. Conocer las preferencias y usos de los lectores es una posibilidad que solo el medio digital ofrece y es sin duda la que más valor da al nuevo medio. Si gestionamos adecuadamente las suscripciones, podemos recoger innumerables datos del usuario: preferencias, que el propio suscriptor podría indicar para disponer de ediciones más personalizadas, datos de dispositivos y lugares desde donde se accede o también datos de páginas leídas, que nos permiten completar la segmentación de los mismos para ofrecer el contenido más adecuado y personalizado para cada lector. En esta línea, empresas como Amazon o Yahoo están ya desarrollando funcionalidades para captar preferencias e intereses de los usuarios. Esta facilidad que permite obtener datos de uso de un lector, se complementa con las posibilidades de tener una comunicación directa con el usuario de forma individual o colectiva gracias a la mensajería que ofrecen los distintos sistemas operativos. Así podremos saber quien tiene interés en determinadas páginas o secciones e informarle de cambios, actualizaciones o promociones en las mismas.

Estás son solo algunas de las posibilidades que nos ofrece la tecnología a los editores. Soy partidaria del libro electrónico sobre todo por el potencial y las riquezas que ofrece, la literatura sobrevivirá a la aparición de nuevos soportes como lo ha hecho siempre. 

 

Anuncios

El reto de las publicaciones digitales para el editor actual

libro_electronico_portada_getty_0

La popularización y bajo coste de distribución de las ediciones digitales, añadidos a las reducciones de presupuestos de todas las organizaciones consecuencia de la larga crisis, hacen que cada día veamos cómo pequeñas publicaciones con muchos años de historia dejan de imprimirse para pasar a distribuirse como PDFs que se leen en viewers específicos accesibles a través de una página web. Esta tendencia, que empezó afectando a las publicaciones profesionales y corporativas, se ha acelerado afectando ya a las revistas de consumo (casos del US News&World Report, Newsweek…). En la medida en que las tabletas se van haciendo más y más populares, se extiende aún más el uso de las mismas y nos acostumbremos a usarlas como forma preferida de consumir contenidos. Hay que recordar que hace solo tres años que apareció el primer iPad (marzo de 2010 en Estados Unidos) y desde entonces las ventas de estos dispositivos están creciendo de forma exponencial: 18 millones el primer año, 68,7 millones en 2011, 128 millones el año pasado y una expectativa de 172 millones para 2013 (datos de IDC). En este entorno, cada vez son más los editores que, preocupados por el futuro se plantean cuánto tiempo van a poder seguir manteniendo su actual modelo de negocio y más importante, qué deben de hacer para adaptarse. Para ello es imprescindible preguntarse qué ventajas y oportunidades abre este mundo a cada editor y cómo posicionarse para aprovecharlas y salir reforzado de esta coyuntura en la que la crisis económica unida al cambio de hábitos de consumo nos está llevando. Si esta lenta, pero imparable, disminución de la comunicación en papel la analizamos con esta perspectiva, dejaremos de verla como una amenaza y podremos empezar a verla como una transformación que ofrece nuevas oportunidades al terminar con las limitaciones de producción y distribución que las ediciones impresas imponían. Estas nuevas posibilidades vienen de nuevas facilidades para:

Crear más contenido. El dejar de imprimir y distribuir material impreso nos ofrece la posibilidad de liberar una importante cantidad de recursos que podemos emplear en la generación de más contenido que además ya no estará limitado por las restricciones del papel. Esto nos permite: – Personalizar el contenido tanto como queramos: en este nuevo medio los costes de producción, empaquetado y distribución son independientes de la cantidad distribuida. Esto hace que la personalización del contenido sea mucho más asumible y sea factible crear páginas (o paquetes de contenido, más propiamente) tan diversos como se quiera y que en función de las preferencias/segmentación del consumidor sean incluidos o no en una edición personalizada para cada usuario. – Actualizar el contenido entre ediciones: además de personalizar los contenidos creando tantas ediciones como se quiera, la distribución digital nos permite actualizarlos continuamente. Así podremos tener secciones más estáticas o intemporales que se mantienen invariables durante todo el periodo de vigencia de la edición, y secciones permanentemente actualizadas cada vez que estamos conectados.

Continuar leyendo